Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

El Museo de la Ciudad de México exhibe el mural efímero Volcaduras, de Carlos Clausell

Publicado el 13 Septiembre 2018
29736715067_b3fe84ce75_z.jpg
29736711197_3b3818f301_z.jpg
30803957788_4de4d7b921_z.jpg

SC/DDC/CP/0917-18 Ciudad de México, 13 de septiembre de 2018

  • Los muros de la Sala Salvador Novo fueron intervenidos por el expresionismo del artista capitalino, bisnieto el pintor impresionista Joaquín Clausell, quien habitó el museo a principios de siglo XX

  • La pieza tridimensional permanecerá del 13 al 30 de septiembre; expone una volcadura artística con diversos materiales para recrear un diálogo temporal

El antiguo Palacio de los Condes de Santiago de Calimaya, hoy Museo de la Ciudad de México, que fue habitado a principios del siglo XX por Joaquín Clausell, máximo representante del impresionismo en México, alberga la más reciente obra de su bisnieto Carlos Clausell: el mural efímero Volcaduras, que permanecerá del 13 al 30 de septiembre.

Motivado por la ubicación del recinto de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México (SCCDMX), en los muros de la Sala Salvador Novo el artista capitalino presenta los resultados de una experimentación visual neo-expresionista, en la que con el uso de materiales de distintas texturas, escobas, rodillos y enormes pinceles creados con tallos de bambú representa un diálogo temporal en un lenguaje áspero y contundente.

“Me pareció buena idea representar una clase de pirámide que tiene mucho que ver con el mexicanismo, con el centro, la historia y la fuerza de este edificio. A partir de eso, decidí hacer un diálogo entre una pirámide con la luna”, compartió el pintor en entrevista.

La pieza representa la temporalidad de las cosas al retratar una estructura piramidal, que representa a la época prehispánica antes de la llegada de los españoles y continúa siendo un símbolo importante, y a la luna, cuya existencia tiene millones de años. Ambos elementos invitan al visitante a reflexionar sobre su coexistencia y conversación actual.

“En primer lugar se ve el volumen y también una tridimensionalidad, lo que significa que dependiendo desde donde se observe se tienen distintos puntos de fuga y planos. La pirámide salió expresada entre los pliegues de la tela con la que se cubrió el muro”, explicó Carlos Clausell.

Y añadió: “Más que un mural, es como un cuadro que está en experimentación y juego, va siendo sorpresivo cómo se van sintiendo los dos objetos y el entorno entre el valle y las montañas”.

Esta obra efímera es la primera exposición individual de Carlos Clausell en el recinto icónico en la historia del arte mexicano que alberga una de las obras más importantes de Joaquín Clausell: La torre de las mil ventanas, donde a unos metros de distancia, un piso abajo, el artista intervino los muros de la Sala Salvador Novo.

“Es una sensación muy especial, honorífica y satisfactoria haber pintado a unos metros del estudio de Joaquín Clausell; por supuesto, es muy confortante ver la obra y tener la oportunidad de estar haciendo algo en el mismo espacio”, comentó Carlos Clausell.

Luego de que la pieza sea inaugurada, el autor detalló que continuará trabajando en los acabados del mural que mide aproximadamente 25 metros de largo por cinco metros de alto, “para ello hice una serie de pinceles especiales además de utilizar pinturas a base de cal”, precisó.

Carlos Clausell nació en la Ciudad de México en 1963. Estudió en importantes centros como la escuela Massana de Barcelona, The Academy of Art de Amberes y la Art Students League de Nueva York. Desde la conclusión de su formación académica ha hecho de la pintura una forma de vida.

Berlín, Estambul y Río de Janeiro son algunas de las ciudades donde ha establecido estudios y plasmado superficies en gran formato, reconocidos por la intensidad presente en su trazo y en la fuerza de las manchas y escurridos, porque vivir para el artista es poseer una sensibilidad marcada por el cambio.

El conjunto de obras que ha realizado a lo largo de su trayectoria abarca varias temáticas —el cuerpo o el espacio, el paisaje o la abstracción—, pero con una constante: la actitud lúdica y su capacidad de goce, es decir, del disfrute del proceso creativo. El mural que muestra en la Sala Salvador Novo responde a una evolución de su obra pictórica, donde va de un tema a otro sin buscar un estilo o un conjunto de series articuladas.

También ha realizado cine documental y ha obtenido varios reconocimientos como el premio Best Experimental MovieAward del San Diego Latino Film Festival por su cortometraje Ave pájaro (2009).

La exposición del mural efímero Volcaduras, podrá visitarse en la Sala Salvador Novo hasta el domingo 30 de septiembre de 2018. El Museo de la Ciudad de México se ubica en Pino Suárez 30, Centro Histórico; abre de martes a domingo, de 10:00 a 18:00 horas. La entrada a las exposiciones tiene un costo de 32 pesos, con 50 por ciento de descuento a estudiantes y maestros e INAPAM, con credencial vigente. El miércoles es entrada libre.

La cartelera de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México está disponible en http://www.cultura.cdmx.gob.mx/y en el sitiohttp://www.cartelera.cdmx.gob.mx; en redes sociales (Twitter y Facebook) @CulturaCDMX, siga el hashtag#CulturaCDMX.

—o0o—