Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Inauguración de Di/Verso. Encuentro de poemas en la Ciudad de México

Publicado el 16 Noviembre 2016

Discurso del Secretario de Cultura de la Ciudad de México, Eduardo Vázquez Martín, en la inauguración de Di / Verso. Encuentro de poemas en la Ciudad de México, en el Antiguo Colegio de San Ildefonso

Miércoles 16 de noviembre de 2016

El mundo es impensable, por no decir impronunciable, sin la más sintética forma de nombrar lo que nos rodea. Por ello, la poesía nos ha poblado desde el principio de las civilizaciones humanas y ha sido el inicio de muchas otras formas de dialogar con el universo a través de la palabra.

Pero no existe una sola forma de nombrar un mundo, que a su vez se nos muestra de múltiples maneras; por eso la poesía es por naturaleza diversa. Como las jacarandas en los versos de Tomás Segovia, a quien hoy recordamos después de cinco años de ausencia:

“Hay mil maneras de ser árbol mil maneras de ser lo mismo de otra manera”, dice el poeta.

Y así, con las infinitas formas de inventar y reinventarnos a través del misterioso encuentro de las palabras, la poesía que los poemas expresan, le da voz a los poetas y, a través de ellos, le da voz a la inmensa tribu humana: poesía, poema, poeta, comunidad, un todo indivisible que se refiere más que a un género literario a una forma de ser, de hacer y de estar en el mundo.

La poesía es, quizá, una de las formas más poderosas a través de la cual el sujeto es, propiamente, donde el ser humano se entrega para crear el objeto, el aparato verbal que no sólo lo contiene a él como poeta sino a la humanidad entera.

Los poetas saben que el mundo es verbo encarnado y que el verbo es carne viva. De ahí su complejidad, su inevitable naturaleza de discrepancia, de rebelión; su desencuentro con lo que a menudo se considera obvio por resuelto, por conocido. Por eso la rebeldía del poema se vuelve incluso contra el poema mismo.

Quienes amamos la poesía no buscamos el confort, la certidumbre de la palabra que nos dice lo que pensamos de antemano, sino la aparición de lo nunca dicho, lo que nace de la capacidad mágica de la palabra que trasforma, hechiza y revela, desnuda el mundo. Miramos la poesía a través de las múltiples posibilidades de “poner la palabra justa en el momento justo”, como diría más de un poeta.

Y desde esa diversidad, es importante coexistir, escucharnos, encontrarnos, para celebrar la comunión con la palabra del otro y para disentir también cuando es necesario. Sea como sea, pero es preciso asistir al encuentro.

Di/verso. Encuentro de poemas en la Ciudad de México es una iniciativa de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, en colaboración con la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México, de su Dirección de Literatura y su Periódico de Poesía. Agradecemos a María Teresa Uriarte todo su apoyo.

En esta primera edición de Di/verso se pretende visibilizar la amplia gama de voces poéticas procedentes de cinco continentes y de diversas zonas del territorio nacional, así como de la propia ciudad. Es nuestro deseo propiciar las condiciones ideales para que se promueva el intercambio de versos, ideas y puntos de vista dentro del gran campo de la poesía.

En estos cinco días tendremos la oportunidad de disfrutar 54 actividades y 4 homenajes (a nuestra querida Elsa Cross —en sus setenta años—, a Rodolfo Hinostroza —poeta peruano recientemente fallecido—, a Gonzalo Rojas —por el centenario de su nacimiento— y a Tomás Segovia —a 5 años de su muerte). Lo haremos en 19 sedes con la participación de 21 poetas internacionales y alrededor de 120 poetas mexicanos.

Gracias a la participación de muchas generosas voluntades, de poetas y amantes de la poesía que nos compartieron sus ideas, reflexiones, afectos poéticos, es que hoy estamos aquí.

Agradezco (en orden alfabético) profundamente a:

  • Alicia García Bergua
  • Ana Franco
  • Claudia Barattini Contreras / Agregada Cultural de Chile en México
  • David Huerta
  • Eduardo Milán
  • Eduardo Mosches
  • Guillermo Quijas
  • Hermann Bellinghausen
  • Hernán Bravo Varela
  • José Manuel Recillas
  • Juan Carlos Cano
  • Marco Antonio Campos
  • María del Carmen Férez
  • María Rivera
  • Maricela Guerrero
  • Mario Bojórquez
  • Pedro Serrano
  • Ricardo Núñez Muñoz / Excelentísimo Embajador de Chile en México
  • Rocío Cerón
  • Rosa Beltrán y
  • Víctor Manuel Mendiola.

Quiero también expresar mi admiración y gratitud a quienes desde la Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, con amor y dedicación, han hecho posible que nos encontremos reunidos hoy y que la poesía se exprese en decenas de lugares de la ciudad. Son muchos y les pido a todos que por favor se sientan reconocidos en mi agradecimiento a Déborah Chenillo y a Marianna Palerm.

Gracias, desde luego, a los poetas que han acudido a nuestro llamado y que desde los cinco continentes y desde diferentes territorios de nuestra nación hoy nos acompañan. Y gracias a los lectores que con sus ojos, y muchas veces con su propia voz, mantienen vivo el lenguaje poético y hacen que este florezca y se multiplique.

En particular, agradezco la presencia de los jóvenes universitarios y de muchos jóvenes del programa Prepa Sí, quienes se han convertido en una verdadera comunidad poética en la ciudad, así como a los susurrantes que nos han asaltado en el camino con versos del poeta Raúl Zurita, jóvenes del Centro Universitario de Teatro de la UNAM.

Hoy quiero decirles a todos: poetas y lectores de poesía, de parte del Comité Organizador, de la Ciudad de México y en el mío propio, que los necesitamos, que no queremos vivir en un mundo donde reine el odio, la imbecilidad, la violencia y la intolerancia; que la oscuridad de hoy necesita la luz de la palabra poética y que hemos concebido este encuentro como un acto de resistencia de la palabra contra la barbarie, la indiferencia y el sinsentido que se apodera por momentos del mundo en que vivimos.

Confío en que el espíritu libertario de Gonzalo Rojas se hará presente, que la luminosidad vital de Tomás Segovia alumbrará nuestras conversaciones, que la lengua sin ataduras de Rodolfo Hinostroza nos invitará a la fiesta de la palabra y brindará con todos nosotros.

Concluyo parafraseando otra vez los versos del poema de Segovia con el que inicié:

Nunca hay que olvidar que:

“se puede ser verde siendo azul
/ tener flores por hojas y que siempre nos ha sido necesario / que haya otra cosa”.

Démosle, entonces, la palabra a la poesía, dejemos que esta se exprese por todos nosotros en voz del poeta chileno Raúl Zurita.

Muchas gracias.

Eduardo Vázquez Martín Secretario de Cultura CDMX.