Herramienta de accesibilidad para
personas con discapacidad
Portal de Accesso

Conversan sobre la importancia y los retos de la novela gráfica en el Museo Nacional de la Revolución

Publicado el 26 Abril 2018
39902946360_d3c35c19c3_z.jpg

SC/DDC/CP/0361-18 Ciudad de México, 26 de abril de 2018

En el marco del ciclo Charla entre editores y lectores, el recinto albergó la presentación del libro Casa transparente, de María Luque, galardonado con el Primer Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas

Los ilustradores Emmanuel Peña y Sergio Neri —mención honorífica del mismo certamen— hablaron sobre sus obras concursantes y el editor Diego Rabasa abordó las problemáticas que enfrenta el género

Durante la presentación del libro autobiográfico Casa transparente, de María Luque, acreedor al Primer Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas, los ilustradores y ganadores de mención honorífica del certamen Emmanuel Peña y Sergio Neri, así como el editor de Sexto Piso, Diego Rabasa, consideraron a este género como un importante ejercicio narrativo y de artes plásticas que requiere ser más reconocido en México.

En el marco del ciclo Charla entre editores y lectores, que se presentó en el Museo Nacional de la Revolución, con la presencia de la escritora y coordinadora del premio, Raquel Martínez-Gómez, de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI), Diego Rabasa planteó algunas de las problemáticas que impiden el crecimiento de la novela gráfica en el país.

“En México vivimos sepultados bajo el manto paradigmático de que no nos gusta leer y esto me causa molestia, porque se asume como un asunto de idiosincrasia nacional cuando es un drama social educativo. Si no hay un mercado editorial desarrollado, es difícil que los autores puedan vivir de su obra”, reflexionó Rabasa.

Aunado a ello, indicó, se suma la falta de espacios comerciales, la cooptación de éstos por parte de las grandes editoriales, cuya oferta tiene un criterio de rentabilidad basada en fenómenos de mercado y no en propuestas de vanguardia artística, además de la dificultad para que los libros viajen entre los países iberoamericanos, uno de los problemas más grandes de la industria editorial.

“Hacer un concurso que apela a creadores de toda esta región es algo muy atractivo para nosotros, y la novela gráfica es un género al que le hemos estado apostando desde 2005”, señaló.

En este sentido, celebró el premio como un aliciente para el desarrollo del género, el cual erróneamente se ha asociado en México con un público infantil y juvenil, cuando los mexicanos son los autores más destacados internacionalmente en este tipo de novela, aseguró. Precisó que en mucho se debe a la amplia tradición gráfica en México, desde el Taller de Gráfica Popular y el muralismo.

“Cuando fui al Festival Internacional de Historieta de Angulema, en Francia —que es la meca de la novela gráfica— me sorprendió la oferta en este país, había libros de filosofía dura, historia, pornografía, libros escritos por y para personas con discapacidad, es decir, un mercado con un grado de sofisticación en la variedad de temas y la calidad que representa un público muy nutrido de lectores detrás del género, y entre los cuales los mejores, por mucho, eran mexicanos”, recordó Diego Rabasa.

Por ello, explicó que este premio y Sexto Piso buscan reconocer la novela gráfica como un género artístico que cuenta con los dotes de un narrador y de un artista plástico.

Raquel Martínez-Gómez afirmó que con este certamen la UCCI hace una apuesta por el poder transformador de los libros y la apertura a nuevos temas.

“Quien crea intenta desde su mirada entender el mundo o cambiar algo dentro de sí o en su contexto, los lectores también hacemos algo en esta creación y lo importante es que haya mucha pluralidad. Ésa es la vocación de este premio, fomentar, en el ámbito iberoamericano, distintas miradas de contar las ciudades y distintas formas de ver y entender el mundo, que deben ir en contra de toda esta visión hegemónica impuesta”, añadió la autora de Los huecos de la memoria.

En cuanto a la obra ganadora deMaría Luque, Casa transparente, ambos la describieron como un relato autobiográfico entrañable, conmovedor e íntimo, que cuestiona los estándares normales a través de un pensamiento basado en la no posesión de una casa, con base en una vida nómada y ligera en la que la autora es la protagonista y pintora de su propio relato.

Para incentivar al público a acercarse a este género, los ilustradores Emmanuel Peña, quien participó con Nada aquí, y Sergio Neri, coautor de Dolores del Barrio —junto con Héctor Turriza y Gaspar Pantoja—, compartieron con el público partes del proceso creativo de sus obras participantes, así como los retos, las reflexiones, algunos tips y las diversas oportunidades que ofrece este género para considerarlo como un ejercicio literario y gráfico capaz de conquistar a los lectores.

“Mi libro trata de gente que recorre el Centro Histórico en una caminata cotidiana, por ejemplo, hay un capítulo de una señora que va con su hijito por la calle de Artículo 123 y compra el repuesto de un electrodoméstico. Cada capítulo cuenta el recorrido de un protagonista por alguna de las calles emblemáticas y cada protagonista se cruza con los otros a lo largo de su camino”, explicó Peña.

Los artistas plásticos comentaron la importancia de hacer o no hablar a los personajes de una novela gráfica, la persistencia que debe tenerse para esta labor, la necesidad de nutrirse de otras áreas como el cine o la propia literatura, así como la relevancia del manejo del color como lenguaje y los arcos dramáticos que implica un dibujo.

El Primer Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas fue convocado por la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas(UCCI), la editorial Sexto Piso y el Ayuntamiento de Madrid. La segunda edición ya está en marcha y concluirá el próximo 15 de julio.

El jurado otorgó este Premio a Casa transparente, de María Luque, por su colorido y jovialidad en la calidad del dibujo y el relato, que tiene como protagonista la relación entre la autora y las diversas ciudades latinoamericanas, que con un trazo directo en coloridos tonos, la ilustradora retrata su paso por ciudades argentinas, desde su lugar de nacimiento, Rosario, su temporal estancia en Bariloche y Buenos Aires, Argentina, como su tránsito por Cuzco, Perú, y la Ciudad de México.

"Desde hace unos años mi segundo trabajo es cuidar casas de amigos cuando se van de viaje. Pago sus impuestos, riego las plantas y paseo sus perros. Todo el tiempo soy una vecina nueva, en algunas casas no llego a averiguar cuál es la mejor verdulería del barrio y en otras me quedo varios meses y hasta aprendo el nombre de las calles”, narra la autora en la contraportada del libro.

El Primer Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas, el cual consiste en 6 mil euros y la publicación de la obra ganadora por la editorial Sexto Piso, para ser distribuida por todos los países de la comunidad iberoamericana, se lanzó en 2017 para celebrar los 45 años de la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas.

Para conocer todos los detalles de la segunda edición del Premio de Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas visite la página web https://drive.google.com/file/d/1Z9A4kLc946vCQ3ri5eU-Gggwz3FDJUnC/view.

La cartelera de laSecretaría de Cultura de la Ciudad de México está disponible en:http://www.cultura.cdmx.gob.mx, y en el sitio http://www.cartelera.cdmx.gob.mx/; en redes sociales @CulturaCDMX.

--o0o--